Mil y un formas de ganar dinero en diciembre

Mil y un formas de ganar dinero en diciembre

Emprendimiento Finanzas Personales General Negocio

Autora: Lourdes Hernández

Diciembre es un mes difícil, agotador, sensible. Prepara tu mente, espíritu y cuerpo para las ventas y labores extras, así:

  • Respirar profundamente muchas veces al día
  • Hacer deporte a diario
  • Trabajar a conciencia (evitar multitasking o hacer varias cosas a la vez)
  • Hacer pausas y moverse un poco cada 45 minutos
  • Comer sano evitando el exceso de dulces y alcohol
  • Dormir de 7 a 8 horas diarias

Ahora sí tienes un “blindaje” para ganar más dinero y tener un cierre de año con saldo positivo:

Ventas:

  1. ¿Qué tienes en casa para vender? Toma buenas fotos y envíalas a los grupos de WhatsApp, Facebook, otros.
  2. ¿Qué sabes preparar? ¿Salsas, pasteles, pan, galletas? Arranca con pequeñas cantidades. Aún si las ventas son bajas, considera este año como base para el próximo y aprovecha el testeo regalando a tus familiares y amigos.
  3. ¿Qué podrías comprar al por mayor, mejorar y vender con una utilidad?
  4. ¿Qué producen tus familiares o amigos que puedan darte a buen precio para obtener ganancia como intermediario?

Trabajo:

Es la época en que más se contrata personal para hacer paquetes de regalo, delivery, atención al público. Abre tu mente y tus contactos; navega en las redes, grupos de FB y encuentra la mejor opción para trabajar este mes.

Aquí otras ideas:

Impulsa la Navidad:

  1. Prepara un libro virtual que incluya la Novena, villancicos, historias navideñas.
  2. Arma el calendario navideño con los 24 días previos e incluye la sorpresa del chocolate por día.
  3. Arma una banda o pequeño grupo de cantantes y ofrece tus servicios en un centro comercial, barrio o conjunto.
  4. Ofrece tu ingenio y habilidad para decorar murales navideños, tarjetas y decoración de casas.

Crea tu emprendimiento de:

  1. Limpieza y mantenimiento de viviendas
  2. Traducción, contenidos y corrección de textos
  3. Mensajería y distribución para oficinas
  4. Paseo, cuidado, adiestramiento, baño de mascotas

Otros oficios:

  1. Escribe un libro
  2. Haz de reportero y ofrece artículos a un medio de comunicación
  3. Conviértete en fotógrafo de eventos, deportivo o noticioso
  4. Ayuda a personas mayores con sus diligencias
  5. Desarrolla y vende apps
  6. Produce y vende ilustraciones a empresas de publicidad

La idea es que estés tan ocupado haciendo dinero que no gastes. ¡Considera no gastar como tu mejor ingreso!

El emprendedor se beneficia con el RISE

El emprendedor se beneficia con el RISE

Emprendimiento Empresa General Microempresa Negocio

Autora: Lourdes Hernández

El Régimen Impositivo Simplificado (RISE) nació para apoyar al emprendedor. Se inscribe de manera voluntaria, según la actividad económica de la microempresa y siempre que no haya sido agente de retención en los últimos tres años.

El SRI da esta facilidad para pago de impuestos sin mayor trámite a personas naturales que generan ventas inferiores a los 60 mil dólares al año y que tienen menos de 10 empleados.

¿Cuáles son los beneficios del RISE?

No hacer declaraciones; no entregar facturas sino comprobantes de venta a partir de los $12; no realizar retenciones al IVA ni de Impuesto a la Renta; no hay obligación de llevar contabilidad; obtener descuento por cada empleado nuevo que afilie al IESS.

Requisitos para obtener el RISE

  • Cédula de identidad o pasaporte.
  • Certificado de votación actualizado.
  • Planilla actualizada de servicio básico del lugar donde se realiza la actividad económica.

¿Dónde se puede inscribir?

En cualquier oficina del SRI a nivel nacional. También se puede pre-inscribir vía Internet, para luego terminar el proceso en la ventanilla. El trámite no tiene costo.

Actividades económicas que no pueden acogerse al RISE:

  • Agenciamiento de Bolsa;
  • Propaganda y publicidad;
  • Almacenamiento o depósito de productos de terceros;
  • Organización de espectáculos públicos;
  • Libre ejercicio profesional que requiera título terminal universitario;
  • Agentes de aduana;
  • Producción de bienes o prestación de servicios gravados con el Impuesto a los Consumos Especiales;
  • Personas naturales que obtengan ingresos en relación de dependencia, salvo lo dispuesto en esta Ley;
  • Comercialización y distribución de combustibles;
  • Impresión de comprobantes de venta, retención y documentos complementarios realizadas por establecimientos gráficos autorizados por el SRI;
  • Casinos, bingos y salas de juego;
  • Corretaje de bienes raíces;
  • Comisionistas;
  • Arriendo o alquiler de bienes inmuebles;
  • Naturaleza agropecuaria, contempladas en el artículo 27 contempladas en la Ley de Régimen Tributario Interno;
  • Extracción y/o comercialización de sustancias minerales metálicas.

¿Cómo se paga el RISE?

Al mes siguiente de inscrito, el emprendedor debe empezar a pagar con base en las ventas realizadas. Para ello, debe solicitar comprobantes o notas de venta (vale también el tiquete de la máquina registradora autorizada por el SRI) donde deberá registrar la fecha de la transacción y el monto de la venta, sin incluir el IVA.

También se puede pagar con débito automático mensual a la cuenta del emprendedor, mediante una autorización en las instituciones financieras que mantienen el convenio de recaudación con el SRI, y de acuerdo al noveno dígito de su cédula.

Evite ser clausurado y pague a tiempo.

Más información en https://www.sri.gob.ec/web/guest/regimen-impositivo-simplificado-rise

Fuente: SRI

Sé parte del 35% de emprendimientos exitosos

Sé parte del 35% de emprendimientos exitosos

Emprendimiento Empresa General Microempresa Negocio Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

Leer casos de emprendimientos exitosos nos motiva, pero además nos ayuda a descubrir nuestra historia personal, nuestra marca y producto basados en quiénes somos, qué nos apasiona, cuál es nuestra experiencia y habilidad.

También nos da el rumbo para no ser parte de la estadística negativa: el 65% de emprendimientos fracasa, y lo hace antes del año. Y con su fracaso acarrea pérdidas de ilusión, tiempo y dinero.

Un guía de turismo decidió crear un emprendimiento para atraer a corredores extranjeros. Invirtió en una página web comercial y redes sociales, imagen corporativa, propiedad intelectual, legalización de la compañía, permisos, capital de trabajo para trazar rutas por todo el país. Sin embargo, no estudió el mercado. Los clientes potenciales no llegaron. En menos de un año cerró la empresa.

Los factores para no fracasar, según los expertos, son:

Experiencia y Carácter: El fundador tiene los conocimientos, habilidades y carácter para llevar adelante el emprendimiento.

Pasión y Perseverancia: El fundador ama lo que hace y resiste tempestades. La persistencia con enfoque, es la virtud #1 del emprendedor.

Validación y Resultados: El modelo del negocio (no es solo el plan de negocios en Excel) es proporcional a la calidad del producto y debe ser sometido a su validación por parte del mismo fundador, solo así se mitiga el riesgo. Es un proceso que no hay que delegar.

El fracaso del guía de turismo se debió concretamente a no tomar en cuenta este último factor: la validación de su producto/servicio.

Otros motivos para fracasar son: mala calidad del producto, precios inadecuados, mala presentación, inadecuados sistemas de comercialización, desconocimiento del mercado, conflictos entre socios, tomar decisiones con base a emociones y no a cifras.

Todos estos motivos se pueden evitar con un adecuado proceso de planificación estratégica y validación.

Gary Flor, en su libro Sin fracaso no hay emprendimiento, señala que los inversionistas, hoy en día, confían más en quienes han fracasado que en quienes se ufanan de nunca haberlo hecho. Por su parte, Mauricio Morillo, autor del libro EmprendeYA, confirma que la pasión e iniciativa son motores del ser humano: “hay que ser emprendedor o intra-emprendedor (dentro de la empresa), cualquier otra opción no vale la pena vivirla”.

Emprendedores y micronegocios planifican para diciembre

Emprendedores y micronegocios planifican para diciembre

Emprendimiento Empresa General Microempresa Negocio Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

Septiembre y octubre son meses para planear el cumplimiento de metas de diciembre. El emprendedor o dueño de un micro o pequeño negocio debe seguir estos pasos:

Trazar metas SMART es decir: ESpecíficas, Medibles, Accionables, Realistas y con un Tiempo determinado.

Por ejemplo, nos proponemos vender 400 canastas de víveres no perecibles hasta el 24 de diciembre, para lo cual estarán producidas en un 50% al 15 de octubre, con ahorros y un préstamo familiar. La venta se asegura desde septiembre a través de las redes sociales y contacto telefónico, y la distribución será a domicilio.

Planificación: Hacer el cronograma en orden inverso el cual arranca del 24 de diciembre para atrás, y que incluye: pico de ventas, impulso publicitario y llegada al mercado, producción lista, producción en proceso, negociación con proveedores, negociación con financiamiento y planificación.

Al tratarse de un año distinto, el margen de ganancia será menor respecto al histórico de años anteriores, pues habrá una reducción lógica. Aquellos emprendedores que sobrevivieron a la pandemia deben sentirse afortunados.

Si el emprendimiento o negocio es nuevo, vale sentar una línea base en la que se perciba una ganancia de más del 25%.

Negociación: Según las tendencias del mercado, ir a empresas grandes para aprovechar sus descuentos, promociones y financiamiento. Por ejemplo, pedir cotizaciones a una comercializadora de productos de primera necesidad para las canastas navideñas.

Financiamiento: Si los proveedores nos dan crédito de 90 días o más, tal vez no hace falta sacar un préstamo bancario. En cambio, si se necesita dinero para capital de trabajo, mercadería, funcionamiento del negocio, se solicitará un crédito con el plazo más exigente y posible de pagar que deberá ser de 12 a 18 meses máximo. Otras obras, insumos o maquinaria pueden tomar un plazo mayor que se negociará con la institución financiera considerando tasas, cuotas de pago del crédito y retorno de la inversión.

Producción: Si hay inventario (por ejemplo, canastas, cajas y/o licores), analizar qué hace falta para adaptarlo a las tendencias y qué nuevos productos se deberán producir. También analizar si hace falta maquinaria y tecnología.

Publicidad: Aprovechar las redes sociales y canales digitales para promocionar los productos. El ‘boca a boca’ y la radio son opciones que siempre dan buen resultado. Asegurar ventas al por mayor para salir pronto del inventario.

Pico de ventas: Si, llegado el 20 de diciembre hay un importante inventario, hay que vender lo más pronto con tácticas de promoción y de diversificación de mercados. En el caso de camisas – por ejemplo – hacer combos, promocionar dos por uno, rematar. El afán es vender todo, para no perder, aunque se reduzca la ganancia. Esto también hacer con los “huesos”, o sea el producto que no tuvo acogida y se quedó. En la actualidad, el trueque es una alternativa.

Utilidades: La crisis sanitaria nos impulsa a ser responsables con nuestras ganancias, las mismas que son el resultado de restar ingresos menos gastos. Las acciones más apropiadas al recibir las utilidades son: pagar deudas, reinvertir y ahorrar. Quien decide gastarse la utilidad puede hacer fracasar el negocio.

No sabemos qué nos va a deparar el año siguiente así que vale seguir trabajando con disciplina y constancia, cuidando cada centavo que ingresa en la caja registradora.

5 etapas que debe seguir el emprendedor

5 etapas que debe seguir el emprendedor

Emprendimiento Empresa General Microempresa Negocio Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

Ser emprendedor es la mejor profesión del mundo. El emprendedor es inquieto, curioso, es observador, está dispuesto a dedicar tiempo, esfuerzo y pasión al emprendimiento. Es visionario, logra encontrar el cambio que necesita el cliente.

Al emprender se debe identificar cuál es la motivación. Puede ser la familia, la libertad financiera, darse el gusto de emprender, de lograr algo. Con esa motivación, perseverar, poner ganas, intentar, reinventar, con mucho trabajo de por medio.

Abrir una tienda de barrio no es un emprendimiento, es una microempresa. Para ser un emprendimiento debe incluir innovación, originalidad, esfuerzo, disciplina y sobre todo la creación de algo nuevo.

Las cinco etapas para profesionalizar el emprendimiento son:

1. Educación. El emprendedor no tiene que saber todo sobre su emprendimiento, pero debe capacitarse con libros e información, conocer de cerca historias exitosas y seguir el camino de lo que le inspira. Sí debe tener un sentido del manejo del riesgo, liderazgo y personalidad. Una persona de 23 años puede tener este perfil. Ciertas áreas requieren más conocimiento, por ejemplo, el petróleo.

2. Gestación, o sea, identificar un problema y su solución. Es la búsqueda del tesoro. Es construir las bases de un edificio que están bajo tierra, que son firmes y soportan muchos pisos.

3. Validación del modelo de negocio. Esta etapa es indispensable pero muchos emprendedores se la saltan. Se trata de someter un prototipo al escrutinio, al testeo del mercado antes de su masificación. Solo el fundador va a poder hacer esto, él o ella van a ver si pivotean (dan el giro) o siguen en la misma línea. Aquí no hacen falta detalles, empaques, mercadeo; se prueba con el potencial cliente que puede decir: no me interesa comprar, o, me gustaría con este ajuste. El fundador va y vuelve hasta tener el producto mínimo viable para sacarlo al mercado sin tanto riesgo.

Esto no es sencillo, toma tiempo, no hay libros que garanticen el proceso. Un modelo de negocio sin validar vale 1, validado puede valer mil, cien mil.

4. Ejecutar el modelo de negocio. Por fin llega el gran cambio. El emprendimiento comienza a verse como empresa. Aquí se registra la marca, la propiedad intelectual. Mientras más innovador es el modelo de negocio más se debe aplicar este proceso legal.

5. Internacionalización, es decir ver al mundo como un mercado. Esta última debe nacer del fundador, que sueña en grande y en lejos.

El haber sufrido un alto forzado por la pandemia debe verse como una transición. Un cambio en la forma de hacer negocios. Se puede aplicar la innovación operativa con nueva tecnología, como un sistema de entrega a domicilio, por ejemplo. O una innovación disruptiva total como abrir un nuevo mercado con nuevos productos.

Fuente: Mauricio Morillo, autor del libro EmprendeYa