¿Cuánto debes ahorrar en un fondo de emergencia?

¿Cuánto debes ahorrar en un fondo de emergencia?

Seguro este mensaje te suena conocido, pero vale la pena repetirlo: Tener un fondo de ahorros de emergencia es uno de los pilares de una vida financiera saludable.

¿Por qué? Piensa en ello como el extintor de incendios que tienes en tu casa; lo ideal es que nunca lo utilices, pero cuando realmente sea necesario, te alegrarás de que esté ahí. Lo mismo ocurre con un fondo de emergencia. Seguro, podrías usar ese dinero en una escapada a la playa en las vacaciones. Pero cuando la casa se inunda durante una tormenta, ese fondo para días de lluvia puede convertirse en un salvavidas financiero.

Sin embargo, lo único que puede resultar estresante a la hora de crear un fondo de emergencia es sentir que el tuyo nunca está suficientemente abastecido. ¿Cómo puedes estar seguro de que tienes suficiente? No hay una respuesta única para todos los casos, pero hay algunas pautas que puedes considerar para ayudarte a sentirte menos preocupado y más seguro de que estás manteniendo un colchón acorde con tu estilo de vida y tus responsabilidades en el hogar.

SI NO TIENES AHORROS DE EMERGENCIA EN ABSOLUTO

Antes de empezar, lo primero es lo primero: Si tu respuesta a “¿Cuánto hay en tu fondo de emergencia? es: ¿qué es eso?, considera ahorrar cualquier cantidad que puedas ahora, así sea $100, $50 o incluso $25 al mes, hasta que tengas por lo menos un mes de los gastos de tu hogar ahorrados.

Esto debe ocurrir antes de que definas cualquier otra meta financiera, como pagar más del mínimo adeudado en tus tarjetas de crédito, acelerar el pago de un préstamo o ahorrar para el pago inicial de la casa de tus sueños. ¿Por qué? Porque si se produce una emergencia financiera, tener un pequeño colchón podría ayudar a disminuir las posibilidades de que tengas que recurrir a tu tarjeta de crédito – y aumentar la deuda que puedes estar tratando de pagar.

¿Tienes al menos un mes de tus gastos en tu cuenta de ahorros para emergencias? Bien. Ahora puedes concentrarte en hacerla crecer aún más (al mismo tiempo que aborda otros objetivos). Aquí hay algunos puntos de referencia que pueden ayudarte a determinar si estás haciendo un buen progreso – o si necesitas estar más preparado para ese día lluvioso.

 

3 MESES PUEDEN SER SUFICIENTES

¿Vives solo y te sientes bien arrendado tu vivienda, sólo tienes que gastar en tu alimentación, tienes un sueldo constante y siempre puedes volver a tu habitación de la infancia si es necesario? Entonces, puede ser suficiente tener tres meses de gastos en un fondo de emergencia.

No tener la responsabilidad de una hipoteca o de tener hijos, te permite tener un fondo de emergencia de unos tres meses de tus gastos, pero no es necesariamente una regla. Otro factor importante que pesa en esto es si tienes una “red de seguridad” confiable, es decir, parientes o amigos cercanos que con gusto te acogerían o ayudarían si realmente te encuentras en una situación desesperada.

 

Si todo esto describe tu situación, una vez que alcances el objetivo de los tres meses, puedes sentirte cómodo destinando más dinero del que invertirías en ahorros de emergencia hacia tus otras grandes metas financieras, como pagar deudas o ahorrar más para la jubilación.

 

6 MESES PUEDEN SER SUFICIENTES

Esta es una regla recomendada de los fondos de emergencia y que, de hecho, es la que probablemente se aplique a la mayoría de las personas.

¿Casado, con hijos, dueño de tu propia casa y con dos sueldos fijos? Considera la posibilidad de crear un fondo de emergencia equivalente a seis meses de tus gastos.

¿Estás casado y no tienes hijos, pero tienes que pagar una hipoteca? Se aplica la misma recomendación.

¿Casado, o soltero arrendando la vivienda y con un hijo pequeño? La respuesta es la misma.

Básicamente, si eres dueño de tu casa o tienes hijos menores de 18 años o no tienes la red de seguridad mencionada anteriormente (o cualquier combinación de estos factores), seis meses es un buen punto de referencia al que aspirar.

 

9 MESES PUEDEN SER SUFICIENTES

Hay algunos casos en los que puedes necesitar más que 6 meses en tu fondo de emergencia, y eso tiene que ver en gran medida con si tienes o no un sueldo fijo.

Si tú (o tu cónyuge) trabajan por cuenta propia es más probable que sus ingresos sean menos predecibles. Un mes, podrías estar haciendo malabares para cumplir con entregables y trabajando 60 horas semanales. El próximo mes podrías pasar esperando a que un negocio se concrete – y ni siquiera comencemos con el hecho de que tus clientes puede que no paguen a tiempo.

En pocas palabras, cuanto más impredecibles sean tus ingresos, más imprevistos pueden surgir. Por lo tanto, tener un fondo de emergencia con el valor de nueve meses de gastos del hogar puede ayudarte a tener un poco más de tranquilidad de que podrías cubrirte ante una tormenta financiera. (Sólo ten en cuenta que la cantidad de dinero que gastas cada mes de tus ahorros de emergencia debe ser considerada de manera integral, y tomando en cuenta que ese dinero debe reponerlo en el fondo una vez que tengas ingresos).

Vale la pena repetir que la recomendación 3-6-9 es simplemente eso – una recomendación para ayudarte a evaluar si el tamaño de tu fondo de emergencia puede ayudarte a dormir un poco mejor por la noche. No hay una talla única que sirva para todos.  Pero, si puedes, considera alcanzar el punto de referencia que más se aplique a tu situación – porque cuando se trata de un fondo de emergencia, es mejor que sobre a que falte.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Ahorro General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam